Pronunciamiento oficial sobre el POT y la Reserva Van der Hammen

La Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá pide a las autoridades sensatez en la toma de decisiones para la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial y en especial sobre el caso de la Reserva Van der Hammen.

Aunque la población de Bogotá seguirá creciendo, en el 2050 habrá cerca de un millón y medio de personas menos de las calculadas sobre proyecciones poblacionales, basadas en datos del censo de 2005. Esta corrección no ha sido utilizada en la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial y tampoco por parte de quienes apoyan la intervención de la Reserva Van der Hammen.

Igualmente, se pronostica, según los últimos estudios, que en treinta años la demanda total de vivienda en la ciudad apenas llegaría a medio millón de unidades adicionales. La administración en cambio se refiere a dos millones setecientos mil, es decir, cinco veces lo realmente probable.

Estudios elaborados desde el año 2016 por los más importantes expertos demógrafos con los que hoy cuenta la ciudad, la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, advierte sobre un ritmo de crecimiento poblacional mucho menor del considerado por la administración distrital. Este hecho ya fue confirmado por el Director del DANE, Juan Daniel Oviedo, en los resultados que mostrará el censo de 2018.

Por esta razón, la Sociedad de Mejoras y Ornato hace un llamado a aplicar el principio de precaución, universalmente aceptado cuando de preservar el ambiente se trata. Estamos ad portas de conocer los datos de la población real que tiene Bogotá, por lo tanto se considera fundamental esperar a que se publiquen los datos del DANE.

La prudencia y la sensatez deben ser las pautas de las decisiones por tomar. Desconocer estas realidades sobre la nueva dinámica demográfica y poblacional, llevaría a tomar decisiones sobre datos equivocados y por lo tanto lleva a obtener también resultados equivocados.

Como el desarrollo de la Ciudad Norte está en manos del sector privado, mientras no exista la demanda no habrán cesiones urbanísticas indispensables y por lo tanto no será posible obtener las 1700 Hectáreas correspondientes a la nueva RVDH propuesta por la actual administración.

Si bien se prevé en el proyecto de desarrollo de la ciudad norte una reserva de suelo para viviendas VIS y VIP, este modelo urbanístico claramente no resuelve las necesidades urgentes de vivienda de la población más pobre de Bogotá. La expansión innecesaria genera costos innecesarios. Por lo demás, con una sobreexpectativa de desarrollo al norte, se invitaría a abandonar los actuales desarrollos urbanísticos existentes al interior del casco urbano de la ciudad, genera una desvalorización y por ende un importante deterioro del área existente, una alteración de las tendencias naturales de migración para concentrar aún más población en la ciudad de Bogotá y una inconveniente conurbación con los municipios aledaños al norte del Distrito Capital.

Por todo lo anterior, la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, creada en 1917 con un carácter filantrópico y solidario, que trabaja por la ciudad, solicita a las autoridades y organismos competentes hacer una revisión cuidadosa de lo aquí expresado y tener en cuenta nuestras recomendaciones en el marco de las discusiones relacionadas con el futuro del Plan de Ordenamiento Territorial y por lo tanto de la Reserva Van Der Hammen.